PROCESO INDEPENDENTISTA

El concejal ‘cupero’ de Vic Joan Coma exige que la policía catalana “no acate” una posible orden de detención en su contra

Carles Puigdemont y Jordi Jané pasan revista a los Mossos en el Dia de las Escuadras (César Rangel)

DAVID RUIZ MARULL
24/10/2016 13:20 | Actualizado a 24/10/2016 18:14


Arropado por los diputados de la CUP, el concejal de Vic Joan Coma reclamó lo que ya es una constante entre los cargos electos cuperos: que los Mossos d’Esquadra no intervengan en aquellas resoluciones dictadas por los tribunales del Estado que vayan en contra del proceso independentista de Catalunya. “Les pido que no acaten” una posible orden de detención dictada en su contra por la Audiencia Nacional.

Coma, que defendió durante un pleno municipal la “desobediencia” como fórmula para lograr la independencia, ha vuelto a ignorar la citación de la Audiencia para ir a declarar por un delito de “sedición”. Se siente “perseguido” por sus ideas políticas y asegura que no reconocerá ningún tribunal que “no respete los derechos básicos”.

Consciente de que la Audiencia Nacional puede pedir a los Mossos que lo detengan en las próximas horas para obligarle a comparecer, el edil de Vic ha señalado que la CUP pide a la policía de la Generalitat “que no acate” esa orden, aunque ha vuelto a pedir respeto ante las actitudes de obediencia y ha avanzado que si es detenido no responderá con ninguna actitud violenta.

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, han expresado públicamente su apoyo a Joan Coma, aunque no han valorado la posibilidad de que los Mossos no arresten al concejal.

Según el artículo 2 de la Ley 10/1994 que regula a la policía catalana, corresponde artículo “al Govern de la Generalitat, a través del president, el mando supremo del Cuerpo de Mossos d’Esquadra”. Este mando es ejercido por el titular del departament de Interior, que actualmente es Jordi Jané.

No es esta la primera vez que la CUP reclama que los Mossos desobedezcan las resoluciones en contra del proceso independentista. En marzo, la izquierda anticapitalista requirió al Parlament a forzar al Govern a aplicar la resolución del 9N. Entre las peticiones estaba la de “desatender los requerimientos de la Audiencia Nacional relativos al proceso de desconexión democrática del Estado español” y, por lo tanto, que los Mossos d’Esquadra no los ejecute como policía judicial.

Un mes después, cuando la moción se sometió a votació
n, CUP y Junts pel Sí edulcoraron la contundencia de la desobediencia al Tribunal Constitucional para aprobar la iniciativa con 71 diputados a favor y 52 en contra (C’s, PSC y PP). Junts pel Sí votó en contra del punto que requería a los Mossos a no ejercer de policia judicial en los casos de imputaciones a electos independentistas y se abstuvo en la que recomendaba a estos electos desatender las citaciones judiciales.