que se había puesto uno de ellos "jugando"

Acudieron a los agentes en plena madrugada tras asegurar que se habían encontrado los grilletes en la calle


Las esposas con las que el varón quedó ´detenido´ // FDV

Una pareja de pontevedreses, un hombre y una mujer, acudieron de madrugada a la sede de la Policía Local de la ciudad del Lérez para solicitar que le retirasen a un varón unos grilletes que llevaba puestos, según indicaron ellos, por accidente. Aseguraron que se encontraron las esposas tiradas en el suelo y que luego el varón se las colocó accidentalmente, jugando con ellas, y que por ello acudían a los agentes policiales para que se las retirasen.

Ocurrió en plena madrugada, a las 5.50 horas de la noche del domingo al lunes. Un joven de 38 años y una mujer de 39 se personaron en la Jefatura de la Policía Local. Él tenía sus manos esposadas con estos grilletes y le pedían a los agentes si por favor podían retirárselos. Cuando los policías les preguntaron cómo habían ido a parar a sus manos, estas dos personas les dijeron que se encontraban paseando a sus perros de madrugada por la Xunqueira de Alba, en el campus universitario, cuando se encontraron con estas esposas. Estaban abiertas y aseguraron que les llamó la atención, de tal forma que empezaron a juguetear con ellas y, por accidente, el hombre acabó engrilletado con ellas.

Afirman que su primera reacción fue dirigirse al vigilante del campus, para preguntar si sabía de quien podían ser las esposas y pedirle si podía abrirlas. El hombre, sin embargo, le dijo que no eran de él y que no podía abrirles los grilletes y les recomendó acudir a la Policía Local. De hecho, el propio vigilante, extrañado por el hecho de que un desconocido se presentase engrilletado en plena madrugada pidiendo que le abriesen las esposas, decidió avisar, por si acaso, a los agentes municipales. Justo en ese momento en que se recibía la llamada de aviso alertando de que había una persona engrilletada por el campus pidiendo que le liberasen de estas esposas, las dos personas entraban ya en la jefatura y así se lo comunicaron los agentes la propio vigilante.

Tras escuchar a estas dos personas, y no sin sorpresa por lo ocurrido, los agentes dieron por buena finalmente esta versión de los hechos y procedieron a retirarle las esposas a este hombre que quedaron depositadas en la Jefatura.


Carlos García 28.03.2017 | 18:43