Las agresiones al personal sanitario existen y están a la orden del día. Es un dato preocupante que el 17% del personal sanitario reconozca haber sufrido algún tipo de conducta violenta en el trabajo durante el último año. Se trata de los trabajadores que están más expuestos a padecer conductas violentas en el trabajo, ya que a nivel general, el porcentaje se encuentra en el 11%.

Agresiones verbales, rumores o aislamiento social se engloban dentro de las agresiones que recibe el personal sanitario. Si hablamos de datos a nivel europeo, la cosa se pone peor y sube al 23%. Los datos proceden de un estudio que analiza los datos de la VII encuesta de Condiciones de Trabajo, realizada por el Ministerio de Empleo.


Consecuencias de las agresiones al personal sanitario

Los trabajadores del sector sanitario que sufren conductas violentas en el trabajo padecen con más frecuencia dolor de cabeza, problemas de sueño, estrés, ansiedad o nerviosismo.

Se observan diferencias entre hombres y mujeres, las mujeres reconocen padecer agresiones verbales, rumores o aislamiento social en un 8% y los hombres en un 6,7%. Y no solo eso, las mujeres son discriminadas sexualmente o por razón de género en un 1,2% y los hombres solo en un 0,1%.


Riesgo de agresiones permanente

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) pide refuerzos en protocolos y medidas de seguridad porque el riesgo de agresiones en centros hospitalarios y de salud es permanente.

Por poner un ejemplo de este tipo de agresiones, a final de año, un hombre entró en un centro de salud de una población de Ciudad Real con una escopeta generando una verdadera situación de pánico. Por suerte no hubo que lamentar daños físicos pero sí psicológicos, ya que puso de manifiesto la desprotección en la que se encuentran los profesionales sanitarios.

Tras este incidente se han reclamado más seguridad en los centros de salud y que se proporcione a todos los centros sanitarios de las medidas necesarias, como el botón del pánico, cámaras de seguridad y vigilantes jurados.


Cómo prevenir agresiones hacia el personal sanitario

El botón del pánico es muy útil en este tipo de agresiones ya que ante una situación de pánico, como puede ser una agresión, pulsar una combinación de teclas o llamar con un móvil puede ser difícil según en qué situación nos encontremos, estado de nervios, ansiedad o estrés. Por eso el botón de pánico reduce la interacción a la mínima expresión, notificando rápidamente a la Central Receptora de Alarmas que avisará a las fuerzas de seguridad. Además el botón del pánico es muy fácil de llevar en cualquier bolsillo u ocultándolo en algún lugar de forma muy fácil. Se activa de forma muy sencilla y discreta para no levantar ninguna sospecha.

Las cámaras de seguridad en el sector sanitario puede ofrecer muchas ventajas frente a las agresiones al personal sanitario, ya que los sistemas de video vigilancia:
  • Disuaden y previenen el crimen
  • Advierten de forma anticipada de amenazas
  • Proporcionan un entorno de trabajo más seguro
  • Ayudan a proteger a clientes y empleados

Porqué es necesaria la seguridad en el sector sanitario


La respuesta principal es que los sistemas de seguridad permiten proteger de forma fiable a pacientes, visitantes, personal y a la propiedad en sí, y no solo eso, en Tyco además las soluciones para la sanidad permiten
  • Mejorar la calidad de vida para el paciente gracias a un servicio de enfermería más eficiente.
  • Máxima flexibilidad y seguridad al disponer de la capacidad de identificar fácilmente y localizar a pacientes que deambulan.
  • Restricción de acceso no autorizado y protección de áreas críticas.
  • Entre otros.