Investigan si fue atacado después de que intentara mediar en una pelea

Testigos aseguran que recibió patadas en la cabeza




La calle Convalecientes, zona donde ocurrieron los hechos. / M. H.


CELINA CLAVIJO Málaga, 22 Abril, 2017 - 02:09h

El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional mantiene abierta una investigación para esclarecer la muerte de un joven de 22 años como consecuencia de la paliza que recibió durante la madrugada del jueves al viernes a las puertas de una discoteca situada en el centro tras haberse producido, al parecer, una pelea. El herido ingresó en el Hospital Clínico con un traumatismo craneoencefálico grave y otros también severos después de que varios individuos le propinaran numerosos golpes, que han sido grabados por una de las cámaras de vigilancia con las que cuenta el local. Una de las hipótesis que se contempla es que pudo ser atacado por la espalda una vez que había intentado mediar en una trifulca en una noche en la que celebraba su cumpleaños.

Fue en torno a las 4:30 cuando una patrulla de agentes de la Policía Local intervino en calle Convalecientes, esquina con Lazcano, en las inmediaciones de una sala de fiestas, dado que un grupo de personas la había emprendido a golpes contra un hombre, que estaba tumbado en el suelo con lesiones de importancia y parecía estar inconsciente. A su llegada, los presuntos autores habían huido del lugar en el que ocurrieron los hechos. Distintos testigos y amigos a los que los efectivos tomaron entonces declaración aseguraron que la víctima había sufrido patadas en la cabeza y facilitaron la descripción a la que respondían los supuestos responsables.

También precisaron la zona hacia la que, al parecer, se fugaron, según indicaron fuentes próximas a la investigación. Un aviso en la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES-061) informaba de la agresión. Los sanitarios que acudieron le estuvieron aplicando maniobras de reanimación cardiorrespiratoria avanzada durante más de media hora. Una vez que el equipo consiguió que el joven recuperara el pulso, lo trasladaron hasta el Clínico en una UVI móvil.


La Policía Nacional se personó en la zona y continuó las indagaciones para tratar de arrojar más luz a la agresión. El caso está siendo inicialmente investigado como un presunto homicidio. Por el momento, no se ha practicado ninguna detención. En el último ejercicio han sido varios los episodios violentos registrados en las proximidades de distintas salas de fiesta. Entre los más recientes destaca el ocurrido a las puertas de un local ubicado en la zona oeste de la capital, contra el que varios individuos, que fueron arrestados, dispararon después de que, supuestamente, no se les dejara acceder.