boerries nehe


Con el número de expediente 60001 16 0004 00, el Ministerio de Defensa acaba de adjudicar un concurso para la prestación de los servicio de seguridad (con vigilantes “con” y “sin” armas) de sus edificios y bases.

Si, como lo oyen. Defensa no está segura y contrata su seguridad a agencias privadas de seguridad. Como si, por ejemplo, un escritor contrata un negro para que le escriba los libros, o un político contrata a un empresario del sector de la construcción para que vote por él. Bueno, este segundo ejemplo lo vamos a retirar, que con lo que está cayendo bien puede que alguien nos acabe diciendo que “cosas veredes”…

¿Y cuánto va a costar la broma?

El acuerdo firmado es por 19 millones de euros anuales y el agraciado con el contrato es la empresa de seguridad MARSEGUR, que sustituye así a la empresa canaria que venía prestando estos servicios, Seguridad Integral Canaria, y que por esas cosas de la vida, se hizo famosa porque uno de sus directivos, Miguel Ángel Ramírez (a su vez presidente de un club de fútbol) fue condenado por un juez e indultado por el Gobierno .

Se da el caso de que la empresa tiene varias denuncias sindicales por las precarias condiciones que impone a sus trabajadores.

Es curioso y hasta cómico que Defensa necesite contratar su seguridad con una empresa privada. ¿Será que no tiene modo de garantizarla por sí?

Y así, tacita a tacita, vamos desdibujando los perfiles entre lo público y lo privado en materia de seguridad. ¿Antesala de la privatización de la seguridad en general y del negocio para unos pocos que, por esa razón, tendrán interés en que estemos cada vez más inseguros para vendernos sus servicios?

En todo caso, un ejemplo más de la incompetencia y el despilfarro en el Ministerio de Defensa.


Fuente: BOE 28 Abril, 2017