• Así responde el ministro de Fomento a Hispanidad sobre los paros convocados por Prosegur.
  • La compañía de seguridad privada sigue los pasos de Eulen, que provocó un caos en El Prat en verano.
  • El ministro afirma que patronal y sindicatos siguen negociando para lograr un acuerdo colectivo de toda la seguridad privada.
  • Añade que la Mesa de Seguridad Privada en Transporte revalúa aspectos donde la parte pública tiene algo que decir: por ejemplo, la formación.
  • Parece que aún hay alternativas a que las Fuerzas de Seguridad del Estado retomen el control de la seguridad.



Ante la huelga en el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas del próximo fin de semana, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna (en la imagen), ha respondido a Hispanidad que “continúan las negociaciones y se producen acercamientos”. Recuerden que Prosegur sigue los pasos de Eulen, que provocó un caos en El Prat en verano, y ahora convoca paros parciales en el principal aeropuerto del país.

¿La razón? La compañía de seguridad privada que preside Helena Revoredo también quiere que sus vigilantes cobren por encima del convenio colectivo, tal y como sucedió con los de El Prat.

El ministro parece estar tranquilo y confía en que “la situación se pueda reconducir y no se produzca la huelga anunciada”. Asimismo, ha señalado que patronal y sindicatos siguen negociando con el fin de lograr un “acuerdo colectivo para la seguridad privada en su conjunto”. Además, está la Mesa de Seguridad Privada en Transporte, que trabaja para “revaluar aspectos donde la parte pública tiene algo que decir”, por ejemplo, la formación. O sea, que quizá Policía Nacional y Guardia Civil podrían instruir a los vigilantes de seguridad privada.

Por tanto, parece que en Fomento aún hay alternativas a que las Fuerzas de Seguridad del Estado retomen el control de la seguridad aeroportuaria.

Cristina Martín