Un hombre dejaba mal herido ayer por la mañana en la estación madrileña de cercanías de Nuevos Ministerios a un vigilante después de propinarle una brutal paliza cuando el agente únicamente le llamó la atención por querer colarse en el tren. En un momento dado, el hombre, de gran corpulencia, consiguió arrebatarle al vigilante la porra y empezó a propinarle golpes sin parar. El agente sólo podía defenderse como podía desde el suelo de la agresión que estaba recibiendo.

Según explica Antena3, unas 20 personas fueron testigos de la agresión pero nadie, salvo una joven de 19 años, intentó ayudar al vigilante. Esta chica, que no había visto “tanta sangre” en su vida, cogió las esposas que tenía el vigilante y consiguió colocarle una al agresor.

Fue en ese instante cuando este último cambió de objetivo y empezó a perseguir a la chica, a la que alcanzó en los tornos. Le agarró la cabeza, según explica la misma implicada, y empezó a golpeársela contra la base de dichos tornos. Finalmente, un grupo de personas y algún vigilante acudió en su ayuda.

El agresor saltó los tornos y volvió al punto de inicio, donde minutos antes había empezado a encararse con los vigilantes. Finalmente la policía consiguió reducirlo y detenerle.

Fuente: La vanguardia