La Policía Nacional investiga el asalto a un club de playa de Estepona. Unos encapuchados irrumpieron en el establecimiento, maniataron a uno de los vigilantes y prendieron fuego al local, que acabó completamente calcinado. Antes de emprender la huida, sacaron al empleado de seguridad y lo dejaron en las inmediaciones, por lo que no resultó afectado por el incendio, pero sí por los golpes que le propinaron los delincuentes.

El suceso ocurrió sobre las tres de la madrugada del sábado al domingo en Heaven Beach Club, que está situado en la playa de Guadalmansa. En el establecimiento, que ya había cerrado al público, sólo se encontraban dos trabajadores que, al parecer, ejercían labores de seguridad. Uno de ellos escuchó un ruido y, cuando salió a echar un vistazo, se vio sorprendido por unos encapuchados, que lo maniataron. El otro empleado, al darse cuenta de la situación, consiguió escapar y pedir ayuda.

Tras inmovilizar a la víctima, los asaltantes le propinaron varios golpes y le arrebataron algunos objetos personales. Tras ello, rociaron con un líquido inflamable un colchón y le prendieron fuego. Antes de que las llamas se extendieran por todo el local, que estaba construido con juncos africanos, sacaron del mismo al vigilante, al que abandonaron en las inmediaciones.

Cuando las primeras patrullas llegaron al lugar, tras recibir el aviso del compañero de la víctima, el club de playa ya estaba ardiendo. Pese a los esfuerzos por sofocar el fuego, el material del que estaba hecho hizo que las llamas se propagaran con rapidez, calcinándolo por completo.

La policía se ha hecho cargo de las investigaciones para esclarecer el suceso y detener a los responsables del incendio.

Fuente: Diariosur.es