Los vigilantes de la residencia militar y el instituto social de las Fuerzas Armadas, situadas junto al cuartel de Loyola, han desconvocado la huelga indefinida que seguían desde el 18 de marzo debido a que el servicio ha sido adjudicado a una nueva empresa.

Los empleados iniciaron la huelga para exigir el pago de sus salarios por parte de la compañía Novo Segur, antigua Marsegur, que debía varias nóminas a pesar de que existen varias resoluciones judiciales que favorecían a los vigilantes.

Tras confirmarse que el servicio se ha adjudicado a una nueva empresa, Garda Seguridad, a partir del 9 de abril, los empleados han decidido hoy en Asamblea poner fin a la huelga, ha informado UGT, que se ha mostrado satisfecha por el éxito de las movilizaciones, a las que ha atribuido "la salida de la empresa Novo Segur".

Fuente: Diariovasco.com