Acusan a Baster Martín de incumplir desde el primer día las condiciones con las que se adjudicó el servicio en agosto de 2017

Los vigilantes del Jardín Botánico de Gijón denunciaron ayer a EL COMERCIO que llevan ocho meses trabajando «en precario y sin cobrar el sueldo pactado». La situación, explican, se remonta a agosto de 2017 cuando Baster Martín Seguridad Privada y Protección de Bienes S. L., con sede en Barcelona, se adjudicó el servicio por un año. Lo hizo, apuntan, ofertando una subida salarial «de entre 2.000 y 3.000 euros» a cada trabajador. Sin embargo, ésta nunca se vio reflejada en las nóminas percibidas desde septiembre hasta abril, que han cobrado siempre con retraso. La equipación recibida, además, ha sido «escasa y caduca», apenas la ropa y una linterna que no funciona. Según refieren, no recibieron ni emisoras (solo un móvil para todos) ni linternas adecuadas ni el vehículo eléctrico comprometido. Las reclamaciones, indican, las han cursado mes a mes al director técnico del Botánico, Pedro Avello, quien remitía los burofax a Baster Martín para lograr el pago de las nóminas.

«Nos dio mala espina desde el primer momento, porque sabíamos que estaban incumpliendo contratos, pero no teníamos argumentos jurídicos para no adjudicarles el servicio», informó el presidente de Divertia, Jesús Martínez Salvador. De forma paralela, añadió, se empezó a tramitar el expediente de rescisión, pero ésta podría resolverse al mismo tiempo que el contrato, cuando «se reclamará la cantidad correspondiente a todo aquello que no hayan prestado». Movilizaciones

UGT, CC OO y USO anunciaron ayer movilizaciones contra Baster Martín, denunciada «en infinidad de ocasiones» por incumplimientos en el Botánico, las bibliotecas de Gijón y Oviedo, el Serida y el Hospital Valle del Nalón. «Es inconcebible que le sigan adjudicando servicios», lamentaron.

Fuente: Elcomercio.es