La Ciudad Autónoma de Melilla reforzará con vigilantes de seguridad privada la frontera de Barrio Chino, dedicada fundamentalmente al paso de mercancías en el denominado comercio atípico, para potenciar esta actividad extendiéndola durante "dos horas o más" por las tardes.

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, ha explicado a los periodistas que la Ciudad Autónoma se ha puesto a disposición del Ministerio del Interior y la Delegación del Gobierno para colaborar en esas labores de seguridad en este paso fronterizo, como ya ha hecho anteriormente con otras medidas.

De esta manera, estos vigilantes apoyarán a la Guardia Civil en la labor que desarrolla de control de los porteadores, en un "trabajo ímprobo", ha dicho, que permite que puedan salir a diario miles de porteadores pasando mercancías desde Melilla hacia Marruecos.

Imbroda ha considerado que la decisión de la Delegación del Gobierno de abrir "dos horas o más" la frontera de Barrio Chino por las tardes se ha adoptado "con muy buen criterio", tras ser sometida al correspondiente análisis, y ha subrayado la importancia de esta medida, ya que es aumentar en un 60 % las horas que esta frontera dedica al comercio atípico.

"Entre todos vamos a conseguir que esto funcione, que salgan más mercancías y las cosas vayan a mejor en el sector del comercio exportador a Marruecos", ha indicado Imbroda.

Además, ha subrayado que las medidas adoptadas buscan resolver un problema ·muy complejo" que "no se soluciona con algaradas ni manifestaciones, sino trabajando y colaborando".

Fuente: lavanguardia.com