Los hechos ocurrieron en la estación de Sants (Barcelona) el pasado jueves: Un vigilante de seguridad que prestaba servicio a Renfe fue grabado mientras solicitaba la identificación a un viajero, de raza negra, que presuntamente viajaba sin billete.

Las imágenes, tomadas por una tercera persona que fue testigo del incidente, fueron publicadas esa misma noche en redes sociales por la plataforma ‘SOS Racismo’
“La actitud del mosso que aparece al final es asquerosa. Ya había emitido un juicio antes de saber nada. Nada nuevo para un cuerpo policial que persigue, violenta y encierra a personas que tratan de sobrevivir vendiendo en una manta” concluían desde la plataforma.
Renfe reaccionó al día siguiente de la publicación del vídeo emitiendo un comunicado, en el que anunciaba que el trabajador había sido apartado del servicio. Además, anunciaban una “propuesta de sanción” a la empresa contratista que emplea al vigilante de seguridad, Ombuds.
Renfe rechaza cualquier tipo de actitud discriminatoria por la razón que sea contra cualquier persona. En el momento en que cualquier empresa firma un contrato con Renfe además de prestar el servicio con la calidad de acuerdo con lo contratado, se le exige respeto y educación con los ciudadanos que utilizan nuestros servicios” aseguraba la compañía en la nota difundida a los medios.