El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un real decreto-ley que establece la posibilidad de que los policías nacionales y guardias civiles puedan permanecer en el servicio activo hasta la edad de jubilación a los 65 años.

Madrid, EFE 16 de septiembre de 2011



Foto: El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un real decreto-ley que establece la posibilidad de que los policías nacionales y guardias civiles puedan permanecer en el servicio activo hasta la edad de jubilación a los 65 años. EFE/Archivo

Según el Gobierno, esta modificación permite un mejor aprovechamiento de las capacidades de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y una planificación más adecuada de la futura oferta de empleo público para la Policía y la Guardia Civil.

La norma suprime la llamada segunda actividad con destino dentro de la Policía Nacional, es decir, la posibilidad de ocupar puestos de trabajo en la situación de segunda actividad previa a la jubilación definitiva.

No obstante, esta posibilidad subsiste para aquellos funcionarios que, a la entrada en vigor de la norma, se encuentren ya en tal situación.

Por otra parte, se mantiene la opción de la segunda actividad sin destino a partir de la edades que recoge la normativa vigente, respetando, además, los derechos ya reconocidos.

En el caso de la Guardia Civil, el decreto posibilita del mismo modo su permanencia en servicio activo hasta la edad de 65 años.

Los agentes de las categorías de cabos y guardias podrán solicitar la concesión de una prórroga para continuar en el servicio hasta el cumplimiento de esta edad.

Esta opción será voluntaria y por ello no se modifican la actual edad de pase a la situación de reserva que figuran en su regulación de personal, fijada actualmente en 60 años.

La medida respeta asimismo los derechos adquiridos y permite mantener un mayor número de efectivos en las diferentes misiones atribuidas a las Fuerzas de Seguridad del Estado, y de forma especial en las tareas de mantenimiento de la seguridad ciudadana.