Al intentar detenerlo, el acusado agredió a los trabajadores para poder huir.

La magistrada del Juzgado de lo Penal número 2 condenó ayer a A.B. a un año, seis meses y tres días de prisión y al pago de una multa de 360 euros por un delito de robo de violencia en grado de tentativa por el que también deberá indemnizar a dos vigilantes de seguridad con 150 y 30 euros, respectivamente, por las lesiones que les produjo cuando intentaron detenerle.

Los hechos por los que ayer se sentó en el banquillo tuvieron lugar el pasado 8 de marzo en el hipermercado Carrefour, ubicado en el centro comercial Parque Ceuta, cuando el joven sustrajo unos auriculares y al intentar salir del establecimiento fue interceptado por dos vigilantes de seguridad, a los que agredió para poder huir.

A consecuencia del ataque, ambos sufrieron lesiones en hombro y otras zonas, siendo diagnosticados de contractura y tendinitis, de las que no les ha quedado secuelas, si bien les impidió el desarrollo de su trabajo entre uno y cinco días. El joven deberá pagar una multa de 360 euros e indemnizar a los dos vigilantes

El acusado, que se conformó con la pena impuesta, no deberá cumplir la pena de prisión al haber sido sustituida por la expulsión del territorio nacional durante un periodo de cinco años. De no ser posible llevar a efecto dicha expulsión, ya que el joven es oriundo de Guinea, la sentencia de cárcel se sustituirá por dos años de responsabilidad personal subsidiaria.


Fuente: https://elfarodeceuta.es/prision-rob...tes-seguridad/