Trabajadores (funcionarios, personal laboral y guardias civiles) de la prisión de Logroño ya vienen denunciando desde hace semanas que el Estado quería privatizar la seguridad pública de esta cárcel, empezando por la seguridad exterior de la que se encargan los guardias civiles (hay hasta 80). Desde el Ministerio siempre les han negado que entraría seguridad privada, explicaban este lunes


Imagen del centro penitenciario logroñés. /INGRID

desde la Asociación Unificada de la Guardia Civil AUGC, y precisamente hace unos días el director de la prisión logroñesa ha recibido noticia de que el próximo 1 de abril van a llegar los primeros vigilantes privados. En concreto dos.

Esto, indican desde AUGC, no tiene por qué significar que vayan a privatizar toda la cárcel, poniendo en peligro los 300 puestos de trabajo actuales, pero tampoco hay nadie que les haya dicho lo contrario, y en cualquier caso, «si dijeron que no iban a privatizar la seguridad pública, al igual que la sanidad o la educación, ya han comenzado».

Noticias de La Rioja

ya recogió estas denuncias de los trabajadores de la prisión logroñesa hace un mes, quienes además apuntaban que conocían a vigilantes privados que habían comenzado a hacer ‘cursillos’ para trabajar en la cárcel.

«¿En principio serán dos y después?» se preguntan los guardias civiles, quienes aseguran que en el documento que la Dirección General de la Guardia Civil ha remitido a las Unidad de Seguridad Penitenciaria indican que esta seguridad llega como refuerzo, y que no supondrá una reducción de efectivos, ‘al menos en la fase inicial’ considerada como experiencia piloto», dice el documento. Prevén que, de momento en Logroño, se ocuparán de los controles de cámara y del acceso y control de las personas y familiares que van a ver a los reos.

Por otro lado, el mismo escrito indica que dependiendo de los resultados y de las disponibilidades presupuestarais podría iniciarse una sustitución progresiva. En España 2.200 guardias civiles se ocupan de la seguridad de cárceles.

¿Una UTE?

Un total de 21 cárceles españolas se van a encontrar a partir del 1 de abril con nuevos trabajadores pertenecientes a empresas privadas de seguridad, y desconocen de qué firmas. Algo que también denuncian, porque, saben que han creado una Unión Temporal de Empresas (UTE), pero no quiénes la conforman. En cualquier caso, lo que denuncian es el oscurantismo con el que están actuando desde el Estado, «y las mentiras».

Noticias de La Rioja | 19 marzo 2013 bárbara moreno / logroño