La Policía Nacional ha detenido en Cáceres a un joven de 35 años, con múltiples antecedentes policiales, como supuesto autor de un delito de lesiones y amenazas al vigilante de seguridad del Hospital cacereño Virgen de la Montaña, al que causó diversas contusiones, con pronóstico grave.



En nota de prensa, la Jefatura Superior de Policía de Extremadura ha informado hoy de que los hechos sucedieron sobre las 21:00 horas del pasado sábado, día 3 de agosto.

En la Comisaría Provincial de Cáceres se recibió una llamada procedente del Centro Hospitalario Virgen de la Montaña, en la que se manifestaba que un paciente estaba muy alterado y mostraba una actitud violenta e intentaba agredir a los facultativos del hospital y al vigilante de seguridad.

Según se indica en la nota, de forma inmediata se personó en el lugar de los hechos una patrulla policial, que se entrevistó con los facultativos de guardia en el hospital.

Los médicos explicaron que sobre las 18:30 horas había ingresado en el centro un hombre con evidentes síntomas de estar bajo los efectos del alcohol o sustancias estupefacientes, por lo que quedó en observación.

Más tarde este hombre comenzó a ponerse nervioso y a alterarse, al tiempo que exigía que cesaran de medicarle y le dieran el alta, llegando a arrancarse la vía del gotero que tenía puesta, e intentando agredir al facultativo que le asistía.

En ese momento, se añade en la nota, intervino el vigilante de seguridad, para tratar de reducirle, por lo que tuvo que esposarle hasta la llegada de la policía.

En esta actuación, no obstante, el vigilante sufrió la agresión del enfermo, por lo que tuvo que ser asistido en el centro médico por cervicalgia postraumática, bursitis postraumática en rodilla izquierda y posible rotura tendinosa y subluxación de hombro izquierdo, con pronóstico grave.

Por todo ello, los agentes procedieron a la detención de este joven como presunto autor de un delito de lesiones y amenazas, ya que no paró de amenazar de muerte al vigilante mientras actuaba.

Posteriormente fue trasladado hasta dependencias policiales para la práctica de las correspondientes diligencias, tras las cuales fue puesto a disposición de la autoridad judicial.